Consejos para elegir la fecha de tu boda

Cuando una pareja decide casarse o el novio proponerle a la novia si se quiere casar con él, es algo que se debe no solo pensar sino que inicia una carrera contrarreloj, cargada de decisiones, aciertos, alternativas y errores.

Un sinfín de consejos llenos de buena voluntad, acertados, equivocadas, en fin escuchar todos no estará de más, pero siempre debes seguir lo que dicta el corazón y la intuición.

Desde este momento se forman una cantidad de preguntas, respuestas que buscan confundir la realidad de la ficción. Pero este momento es único, maravilloso que queda grabado en la mente y el cuerpo.

Una decisión clave

La principal es elegir la fecha, esta suele ser clave, delicada y condicionará el resultado final de la boda, esta debe ser tomada con calma y antelación, los nervios invaden.

Surgen dudas y preguntas, si la fecha que se escoja será durante las diferentes etapas como el verano, otoño, primavera, si será de día o de noche, si están trabajando 24 horas como los cerrajeros Sabadell se debe solicitar el permiso, entre otros.

Consejos

Existen parejas que tienen una fecha especial, algunas con mayor significado que otras, como la primera cita, el primer beso, el número de la suerte, circunstancias y momentos que merecen ocupar un lugar en la lista de preferencias.

 

Al no ser una fecha aleatoria, será necesario anticiparse a las circunstancias y que se valore como una fecha única, cada vez que sea el aniversario de boda.

El lugar es prioridad, para la celebración o banquete es la opción de preferencia, el espacio físico determinara todo incluso hasta la fecha. El lugar siempre será el significado de toda celebración, el objetivo prioritario que causa desvelos.

También será necesario conocer si el lugar donde se realizará la boda está disponible para la fecha elegida. Algunos no intervienen en los preparativos por temor a perder algún detalle.

Prioridad la época del año, son muchos los que prefieren casarse durante la primavera y el verano, donde el sol se hace presente, durante los meses de mayo, junio y septiembre.  Pero esos meses es difícil conseguir cupo para llevar a cabo la boda.

En la época de temperaturas suaves, color ocre del otoño, es una opción atractiva, la tranquilidad y el final de invierno es una alternativa a tener en cuenta.

El día de la semana, la mañana, la tarde, en la mayoría de las bodas las parejas prefieren que sea un viernes, sábado y domingo, porque son los días de fiesta, celebración, escaso trabajo, entre otros.

 

Si es de día o noche, condicionan si es primavera o verano, en caso de que la temporada sea en otoño e invierno lo mejor es realizar la celebración en la noche.

 

El factor económico es determinante, no solo para escoger el día de la boda, la oferta y la demanda, no es lo mismo en las diferentes épocas del año como tampoco si es un día de semana o al final de esta.

 

Muchas veces la luna de miel es postergada según la temporada, pero si esta se lleva a cabo debe ser valorada y disfrutada al máximo por los novios.