Cuando solo dos es suficiente

cropped-11.16.2015-Enrique-Montoliu-bodas-ante-notario.jpgQuerer formalizar la unión con el amor de tu vida, no tiene porque hacerse bajo las condiciones tradicionales de una gran fiesta, que terminan siendo cansonas, donde se gastan cantidades increíbles de dinero, se forman dilemas familiares y hasta se terminan invitando a personas que no tienen nada que ver con los novios sino solo a capricho de los padres.

No todos han nacido para someterse a este tipo de reunión social y hasta terminan por abortar la decisión de casarse ante tanta confusión. Pues a otros mas valientes que decidieron casarse a solas les fue muy bien, generando momentos inolvidables para la pareja afianzando su compromiso para estar juntos toda la vida, sin tanto show.

Pues los gustos de los novios pueden ser muy variados, muchos quieren retratar el día en el que se conocieron o sus momentos mas icónicos. Apostar por una boda solo para dos, no tiene porque omitir nada que una celebración matrimonial tradicional.

¿Que necesitas?

Un bello vestido, excelente comida, los anillos infaltables  y un lugar inolvidable, pero vistos desde otros enfoques.

El vestido de una novia enamorada, para una boda en el que solo participarán los novios, tiene un sentido muy significativo, el atuendo será para impresionar a su futuro marido, con el que se van confirmar sus votos de amor en la iglesia y no para alardear al resto de los invitados.

La cena pude ser escogida para que tenga un efecto afrodisiaco y lleno de mucho romanticismo, escogiendo uno de los mas exclusivos del lugar, en cambio a un banquete que con seguridad serán criticados por algunos.

Del anillo siempre se encarga el novio y allí no hay nada que escatimar es necesario recordar que estará en sus dedos por el resto de sus vida juntos y el cual debe tener un diseño que le guste  ambos.

Escenarios totalmente románticos

Con mucho menos del presupuesto para un banquete en una boda convencional para decenas de personas, se puede escoger lugares hermosos que no deben ser costosos, una cena en la orilla del mar, un banquete intimo de campo y vintage, una habitación temática de hotel, una posada antigua o cualquier lugar creativamente inolvidable.

La hora del día tampoco será una limitación, compartir durante el día en la boda podría ser tomado como el comienzo de la luna de miel. Así como se escoge con tanta devoción cada aspecto de la boda es importante determinar donde van a vivir y otros aspectos de su vida en común.

La seguridad es un aspecto del cual se tomar muy en cuenta para cuidar el nido de amor. Existen cerrajeros profesionales que están dispuestos a instalar, reparar o tender los problemas de cerrajería sin que sea un dolor de cabeza, en sus nueva vivienda. Una gran prueba de amor es tener un hogar protegido.

Sin cansancio y con dinero

Una boda para dos, además de gastar menos dinero, no te dejara tan extenuado como si lo hicieras para dos familias y sus familias adicionalmente. Aunque otros criticaran la individualidad de la ceremonia, lo que mas importa es que la pareja lo desee así, ¡Dicha en su unión!