Los preparativos…

Una vez que una pareja ha decidido en santo matrimonio, luego de tener un amorío intenso, hasta pensar que es el momento para acompañarse el resto de la vida – claro en el caso que el matrimonio sea por amor y no por conveniencia – en cualquiera de los casos, comienza el trajín de los preparativos.

Este es un proceso que generalmente, deja de ser de dos, para convertirse en la organización de muchos, más cuando la familia está muy cerca a la enamorada pareja. Realmente por experiencia propia, es un tiempo de mucho estrés, es cuando comienza una pequeña prueba de la tolerancia que deberás tener el resto de tu vida, con tu pareja, con su familia y con tu propia familia.

No solo hay que pensar en la celebración de la boda, sino lo que va a venir después. En donde van a vivir, si es que ya no tiene un lugar donde ya residen. Como se van a mantener, en el caso de las parejas más jóvenes, que piensan que con el amor es suficientes. En esa etapa me atrevo a decir, nadie está pendiente de los verdaderos preparativos para una vida en pareja, sino de lo que será el día de la unión.

Como quisiera que solo pudiéramos preocuparnos de la bebida que tomaremos, del color del vestido de las damas, del lugar donde se llevara la ceremonia, pero el asunto es realmente más serio que eso. También podrían pensar en la casa, y en los ingresos que deberán tener, de cuantos hijos están de acuerdo tener, de si la puerta del nidito de amor es segura, contratar unos cerrajeros http://www.cerrajeros24hbarcelona.org/areas/cerrajeros-horta-24h-economicos-baratos.html para que estén más seguros, de si van a la peluquería, de si se alquila una limusina.

No quiero decir que esto no tiene importancia, que dejar lo material listo, para cuando la convivencia de dos personas totalmente diferentes, con crianzas perfectamente distintas, deban permanecer el resto de la vida juntos. Pero hay muchísimos de parejas que terminan en divorcio, porque estaban viviendo una fantasía muy linda en el noviazgo y a la hora de la verdad resultan ser realmente incompatibles.

Como se puede notar, mis expectativas de una vida en pareja no son las mas ideales. Luego de vivir en pareja, pude constatar que es algo realmente difícil de mantener. No porque la otra persona no sea una buena persona, sino porque es tan grande para mi entender el hecho de dedicarle a una persona todos tus años de vida, hay sueños, expectativas, tradiciones, quien sabe cuántas cosas que van a cambiar cuando debas compartirlo con alguien más.