Una boda famosa a la que no fui. La Boda de Caná

Las bodas de Caná es el nombre con el que se suele identificar un relato que tiene lugar al final de la primera semana del ministerio de Jesucristo en el Evangelio de Juan, por ello no pude asistir, en esa época la profesión de los cerrajeros la ejercía el herrero y poco a poco se diversifico, ya cuando los romanos aceptaron al cristianismo existían los cerrajeros.

 Relato del pasaje bíblico

Este pasaje describe el primer signo realizado por Jesús, el cual tuvo por marco una boda en Caná de Galilea a la que también asistían su madre y sus discípulos.  En un momento dado faltó vino, por lo que María dijo a los sirvientes que hicieran lo que Jesús dijera. Este dispuso que se llenaran de agua seis tinajas de piedra destinadas a purificaciones, pero al revisar el contenido, el agua se había transformado en un vino de gran calidad. Para Juan el evangelista, esa fue la primera de las señales de milagros realizados por Jesús.

Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala». Ellos se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde venía (los sirvientes, que habían sacado el agua, sí lo sabían), llama al novio y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya todos están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora».

Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus signos. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. Después bajó a Cafarnaúm con su madre, sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días. Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén.»

Interpretaciones de este hecho.

El relato tiene un valor ético y moral el cual indica que Jesus considera importante el matrimonio como sacramento necesario para formar las familias futuras, por ello asiste con sus apóstoles y su madre de tal manera que es un acto digno de celebración con el vino.

Otro análisis consiste en que cuando jesus convierte el agua en vino, este es de una gran calidad, lo que es un indicador de la importancia del matrimonio y es una de las primeras oportunidades en las que jesus se releva como un ser superior y milagroso. Rudolf Bultmann teólogo alemán, compartida por diversos estudiosos del evangelio, el autor del Evangelio de Juan tomó la historia de la boda de una leyenda pagana y transferida a Jesús. En concreto, estaría basada en el poder taumatúrgico atribuido en la Antigüedad a Dioniso, al que se suponía capaz también de transformar el agua en vino. La fecha eclesiástica de celebración del milagro, fue el 6 de enero que coincide con la epifanía de dios.